Questo sito utilizza cookie per le proprie funzionalità e per mostrare servizi in linea con le tue preferenze. Continuando a navigare si considera accettato il loro utilizzo. Per non vedere più questo messaggio clicca sulla X.
Messaggi don Orione
thumb
Pubblicato in: Pubblicado en: Atti e comunicazioni della Curia generale, 2001, n.205, p.145-159.



CARTA DE COMUNION DEL MOVIMIENTO LAICAL ORIONISTA

Líneas de formación y organización.



La Carta de comunión del Movimiento Laical Orionista es el fruto de tres años de trabajo por parte de las coordinadoras locales y nacionales. Su redacción final se ha realizado en la reunión de los representantes del MLO de las diversas naciones tenida en Ariccia (Roma) los días 28 de junio al 1 de julio de 2001.

 

NOTA HISTORICA

* La implicación de los laicos en el espíritu y en la vida de Don Orione y en su Pequeña Obra de la Divina Providencia, conformada hoy en el Movimiento Laical Orionista, tiene raíces históricas sólidas y responde a una precisa sensibilidad y voluntad del Fundador.

* Hay que recordar cómo el jóven clérigo Orione, en 1890, pertenecía a dos asociaciones laicales, las Conferencias de San Vicente y la Sociedad de Socorros Mutuos San Marciano.

* Su primera escuelita de "San Bernardino" (1893) fué fundada como "Convictorio Paterno" por iniciativa de una asociación de padres y gestionada por Don Orione con la ayuda de laicos voluntarios.

* Todavía en los comienzos de la fundación de la Pequeña Obra en 1899 en Turín, Don Orione lanzó el proyecto de la primera Asociación femenina. "En torno a nuestros institutos surgen las Damas de la Divina Providencia, una gran asociación donde todas las almas se encuentren unidas en el campo de la caridad y en un mismo pensamiento de abnegación y sacrificio".

* Es sorprendente descubrir que Don Orione, ya en las Constituciones manuscritas de 1904, prevé también una forma de consagración para los laicos que anhelan de todo corazón seguir la perfección, y si les fuera concediddo, estarían dispuestos a hacer los votos. En cuanto la Iglesia en 1947, reconoció canónicamente los Institutos Seculares, fue un deber y una alegría hacer realidad aquel deseo del Padre al poner en marcha lo que llega a ser el Instituto Secular Orionista.

* Don Orione tenía una visión de los Exalumnos como "apóstoles"; muchos de ellos metidos en la vida civil, siguen siendo como laicos, parte viva de la familia orionista. Por medio de la correspondencia personal y la constitución en Asociación (1934) cultivó su permanente compromiso en la vida y los ideales de la Pequeña Obra.

* Es notoria la capacidad del Fundador en el cuidado de los Amigos, en los que veía verdaderos discípulos y colaboradores. En su trato habitual, les guiaba, formaba y valoraba en sus obras buenas, desarollando en ellos una conciencia apostólica. Les implicaba directamente y a veces establemente, en sus actividades de la Congregación y les animaba en las de su propio estado y profesión. Se constituyeron en Asociación en 1940.

* A estas iniciativas del Fundador con los laicos, siguieron a su muerte (12 de marzo de 1940) otras numerosísimas de sus discípulos, favorecidas por los cambios progresivos de las condiciones sociales y del sentir eclesial.

* El camino del Movimiento Laical Orionista como lo entendemos actualmente, es decir, unitario, diversificado pero coordinado, organizado, entidad autónoma identificada por el carisma de Don Orione, en comunión con toda la Pequeña Obra de la Divina Providencia, tiene una historia reciente.

* El comienzo es claramente reconocible en la Moción 11 del Capítulo General de los Hijos de la Divina Providencia (1992) y de las PSMdC (1993) "Para promover entre todos los Hermanos y en los distintos sectores de las actividades de la Congregación, la realización de las directrices de la Iglesia acerca de la vocación y de la misión de los laicos (cfr. Apostolicam actuositatem, Christifideles laici y otros) se pide que el Gobierno coordine el lanzamiento de iniciativas aptas para conseguir los objetivos de promoción de la vocación y del papel de los laicos".

* Después de dos años dedicados al conocimiento de la situación y al estudio de la realidad laical que vive en la órbita de Don Orione en las diversas naciones, el Superior General dirigió a todos los hijos de la Divina Providencia una Carta Programática (18.12.1995) para poner en marcha el Movimiento Laical Orionista; a esta carta siguió enseguida otra análoga de la Superiora General (23.12.1995) comprometiendo también a las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad en el mismo camino.

* Con una implicación unánime de religiosos, religiosas y laicos se pusieron en movimiento las coordinadoras locales, provinciales y central. En Rocca di Papa (Roma) (9-12 octubre 1997) durante el Primer Congreso Mundial del MLO, se confrontaron ideas y experiencias de los primeros pasos del movimiento y se acordaron algunas orientaciones comunes para el futuro. Tal acontecimiento, apoyado por una especial carta del Papa, puede considerarse como el acto oficial de nacimiento del Movimiento.

* Terminada la primera fase de constitución del MLO, se advirtió enseguida la exigencia de un documento con las líneas de formación y organización que fueran referencia segura para el camino del MLO, tan variopinto en sus componentes por nacionalidades, culturas, categorías, tipos de asociación y pertenencia. Se empezó a llamar este documento "carta de comuión" y durante tres años las coordinadoras locales y provinciales se reunieron para concretar en este texto las motivaciones, los valores y las estructuras organizativas que favorecieran el camino futuro del MLO. En Ariccia (Roma) del 28 de junio al 1 d julio del 2001, durante una reunión de reprsentantes del MLO de distintas naciones, el texto ha tomado la actual forma definitiva.

 

IDENTIDAD


1. Nombre e identidad.
El Movimiento Laical Orionista (MLO) es la coordinación de laicos y laicas en camino de comunión eclesial que, asociados o individualmente, viven el carisma de Don Orione en sus particulares situaciones de vida y comparten con la familia orionista la misión de "instaurare omnia in Christo" (Ef.1,10)

2. Miembros.
Son miembros del MLO todos los laicos y laicas pertenecientes a asociaciones o individualmente, que enraizados en el Evangelio desean vivir el carisma de Don Orione en el mundo, en comunión con la familia orionista, con el compromiso de crecer en el ejercicio de la "caridad que rstaura todo, edifica todo, unifica todo en Cristo y en su Iglesia". (1)

3. Fin específico.
En sintonía con el proyecto de Don Orione de "renovar y unificar en Jesucristo al hombre y a la sociedad, llevando a la Iglesia y al Papa el corazón de los pequeños, los pobres y las clases obreras", (2) el fin específico del MLO es favorecer la irradiación espiritual de nuestra familia más allá de las fronteras visibles de la Pequeña Obra, profundizando los rasgos carismáticos con una cada vez más eficaz actuación de su específica misión en la Iglesia y en el mundo. (3) Tal fin se realiza en concreto al acompañar, animar y formar en el carisma a los miembros, respetando la historia y la forma de participación de cada uno.

4. Los orígenes.
El Movimiento tiene sus orígenes en Don Orione, que durante toda su vida, comprometió a los laicos en su espíritu y en su misión para "sembrar y arar a Cristo en la sociedad". (4)
El camino del MLO. como lo entendemos actualmente, tiene una historia reciente cuyas etapas están marcadas con las fechas siguientes:
1. 1992-1993. En el X capítulo general de los Hijos de la Divina Providencia y en el VIII de las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad se trata y decide la orientación de la Pequeña Obra en orden a la "promoción y el papel de los laicos".
2. 1995. El Superior General dirige a todos los Hijos de la Divina Providencia una carta para poner en marcha el MLO; a esta sigue enseguida otra carta análoga de la Superiora general que compromete a las PSMdC en el mismo camino.
3. 1997. En Rocca di Papa, durante el primer Congreso Mundial del MLO, se confrontan ideas y experiencias de los primeros pasos del movimiento y se acuerdan algunas orientaciones comunes para el futuro. Tal acontecimiento, apoyado por una especial carta del Papa, puede considerarse como el acto oficial de nacimienmto del Movimiento.

5. Relaciones en la Pequeña Obra de la Divina Providencia.
Desde el comienzo Don Orione pensó en la Pqueña Obra de la Divina Providencia (PODP) - Hijos de la Divina Providencia, Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad y los distintos componentes laicos - como en una "planta única con distintas ramas", "corriente de aguas vivas que se derraman por muchos canales", como en "una familia unida en Cristo". (5)
Juntos, religiosos y religiosas, laicos y laicas, vivimos y difundimos la riqueza carismática trasmitida por Don Orione por medio de un recíproco compartir los dones en el seno da la familia orionista. Los religiosos, "expertos guías de vida espiritual", están llamados "a cultivar en los laicos el talento más precioso: el espíritu". Los laicos "que han escogido compartir el carisma orionista viviendo en el mundo, están invitados a ser celosos y generosos al ofrecer a la PODP la preciosa contribución de su secularidad y de su servicio específico" (6).
Para una presentación pública unitaria de la Pequeña Obra de la Divina Providencia (FDP, PSMdC, ISO, MLO) reconocemos en el Superior General en comunión con toda la familia orionista, en cuanto sucesor de Don Orione, el punto de referencia del carisma del Fundador.

6. Sede
La sede central del MLO por facilidad ideal y práctica, queda fijada en Roma donde están también las sedes de las Congregaciones religiosas.

 

VALORES INSPIRADORES


7. El carisma orionista.
El carisma de Don Orione consiste en "vivir y difundir el conocimiento y el amor de Jesucristo, de la Iglesia y del Papa, especialmente en el pueblo y entre los pobres más alejados de Dios y más abandonados" (7) para que cada persona pueda encontrar la propia dignidad y la libertad de los hijos de Dios. Nosotros, laicos del MLO, confiados en la Divina Providencia, como Don Orione, nos comprometemos a vivir el carisma y a construir un mundo más justo y más humano, en constante atención a los signos de los tiempos, para "instaurare omnia in Christo".

8. Aspectos característicos de la espiritualidad del orionista.
Somos herederos de los cuatro grandes amores de Don Orione: Jesús, María, el Papa, las almas.
1. JESUS. "Sólo El es la fuente viva de la fe y de la caridad que puede restaurar y renovar el hombre y la sociedad" (8)
2. MARIA a quien "veneramos y proclamamos como Madre nuestra y celestial Fundadora de la Pequeña Obra". (9)
3. PAPA. "El Papa es el Vicario de Jesucristo nuestro Dios y Redentor, es el dulce Cristo en la tierra, como le llamó Santa Catalina de Sena, es nuestro guía seguro, es nuestro Maestro infalible, es nuestro verdadero Padre". (10)
4. ALMAS. "Almas y almas: he aquí toda nuestra vida, he aquí nuestro grito, nuestro programa, todo nuestro espíritu, todo nuestro corazón". (11)
Reconocemos como aspectos característicos de nuestra espiritualidad el compromiso con la caridad que sóla salvará el mundo; (12) la confianza activa en la Divina Providencia; el amor a la Eucaristía, a Cristo crucificado, a la Virgen, a la Iglesia y al Papa; la valoración y el respeto a la persona, con atención a los pobres más pobres, a los últimos y a los más lejanos; el espíritu de pobreza evangélica y de familia; el espíritu misionero y la pasión por la unidad; el optimismo en la fe, la alegría, la humildad, la sencillez, la esperanza, la acogida, el compartir y el espíritu de adaptación a la fatiga, la disponibilidad y la atención a las nuevas emergencias.

9. Don Orione con los laicos.
Para realizar el "sueño" de llevar el Evangelio y la caridad a todos los pueblos, Don Orione entendió perfectamente que debía buscar la colaboración y la corresponsabilidad de los laicos; ellos podrían tomar parte en las actividades de la Pequeña Obra en el campo de las realidades temporales con los religiosos y religiosas e ir allí donde estos no pudieran llegar, asegurando así la presencia de la Iglesia en el servicio misionero y apostólico de la caridad.
Don Orione fue un pionero de la vocación de los laicos invitándoles a participar en la vida y en la misión de la PODP.
Se encontraba con sus amigos y colaboradores para escucharles y confortarles paternalmente.
En sus últimos años de vida se dedicó a organizar jornadas de retiro para ellos. Todo esto se debe a la profunda intuición de que el pueblo cristiano es el verdadero artífice de la renovación de la sociedad.
La atención particular, afectuosa y paternal de Don Orione con los laicos, se ve reflejada en muchos de sus escritos y cartas personales en las que no dejaba de infundirles parte de las aspiraciones de su espíritu y les ayudaba con sus consejos.

10. Espiritualidad apostólica...
El Espíritu Santo está suscitando en la Iglesia y en la familia orionista, una más viva conciencia de la vocación de los laicos y de su misión para renovar en Cristo al hombre y la sociedad. Conscientes de que la Iglesia es una sola familia que vive en la participación recíproca de los bienes que el Espíritu Santo distribuye a cada uno, nos comprometemos a vivir las características fundamentales de los laicos en la Iglesia.
1. la primacía dada a la vocación de cada cristiano a la santidad;
2. el tstimonio de una filial y sólida comunión con el Papa y con los Obispos, que se manifiesta expresamente por medio de un profundo sentido eclesial;
3. la participación en el fin apostólico de la Iglesia que consiste en llevar el Evangelio a todos los hombres y en todos los aspectos de la vida cotidiana;
4. el compromiso de vivir la condición laical como don y tarea, como vocación y misión;
5. el compromiso de testimoniar la fe en las realidades temporales, proclamando que queremos vivir y trasmitir la moral cristiana a todos los ámbitos de la vida social.

11. ...orionista.
Para encarnar nuestra consagración bautismal, mirando a Don Orione, nos comprometemos con gozosa disponibilidad, a:
1. "ser levadura, una pacífica fuerza de renovación cristiana" (13) sembrando a Cristo en el corazón de los hombres, de la sociedad y de las culturas, poniéndonos al servicio de los jóvenes, de los "pobres más pobres" y de la Iglesia;
2. construir el Reino de los cielos, mediante hechos y obras de caridad, en la verdad, respetando la diversidad de los dones y la vocación de cada persona y cada comunidad, de cada pueblo y de cada grupo, formando un solo cuerpo por medio del carisma de nuestro Padre fundador;
3. formar jóvenes y adultos "para la Religión y la Patria", en los valores espirituales y civiles de la libertad, la tolerancia, la fraternidad, la solidaridad y la rsponsabilidad;
4. adherirnos al mandato del Papa a los laicos para el tercer milenio: "Continuad en el camino de la esperanza, construyendo el futuro a partir de vuestra específica vocación cristiana. Sólidamente enraizados en Cristo y apoyados en las siempre actuales enseñanzas del Concilio Vaticano II, dad testimonio del Evangelio a los hombres de nuestro tiempo". (14)

 

FORMACION


12. Importancia y finalidad de la formación.
"Al descubrir y vivir la propia vocación y misión, los fieles laicos deben ser formados en la unidad que caracteriza su mismo ser miembros de la Iglesia y ciudadanos de la sociedad humana". (15)
El MLO reforzando el sentido de pertenencia a la Iglesia por el bautismo, ayuda a formarnos en el carisma orionista, nuestra forma y razón de ser en la Iglesia, a ser aptos para ofrecer al pueblo de Dios la contribución específica para la que el Señor suscitó a Don Orione y la Pequeña Obra. La formción consiste en un camino gradual, global y permanente a través de una relación vital con la Palabra de Dios, con la Iglesia, con el ejemplo de Don Orione, con concretas relaciones y experiencias eclesiales y orionistas.

13. Contenidos específicos.
Somos conscientes, como recordaba Don Orione, de que debemos "primero renovarnos nosotros en Cristo, para luego renovar a los demás" (16) a través de una formación humana, espiritual, doctrinal, misionera y carismática.
Los contenidos específicos de la formación al carisma orionista son los siguientes:
1. profundo respeto por la persona humana, "servir en los hombres al Hijo del Hombre" (17); 2. educación en la caridad universal, con atención "a los pobres más pobres", "hacer el bien a todos, hacer el bien siempre, el mal nunca a nadie" (18)
3. sentido de pertenencia a la Iglesia y al Papa: "que nadie nos venza en el amar con todas nuestras fuerzas al Papa y a la Iglesia, que nadie nos venza en el amor, en la devoción, en la generosidad hacia la Madre Iglesia y al Papa". (19)
4. compromiso ecuménico: "es propio de nuestro Instituto, ayudar desde su pequeñez, la acción de la Divina Providencia en llevar las almas y las instituciones humanas a ocupar su puesto en la Santa Iglesia... consagrándose con todo empeño y sacrificio de caridad, a conseguir la unión de las Iglesias separadas". (20)
5. confianza en la Divina Providencia, que lleva a vivir el espíritu de pobreza: "La verdadera alegría no puede estar más que en la perfecta entrega de sí mismo a Dios y a los hombres"; (21)
6. devoción a la Virgen: "A Jesús, al Santo Padre y a las almas por la Virgen". (22) El proyecto formativo prevé también:
l. profundizar en el conocimiento del Fundador, de los santos de la familia y la vida de la PODP.
2. momentos de vida orionista con fiestas de familia, actividades caritativas, peregrinaciones a lugares orionistas, tiempos de oración, encuentros formativos y retiros de la familia orionista.

14. Estructuras de formación.
Las coordinadoras en sus distintos niveles, al establecer relaciones entre las diferentes realidades locales, culturales y sociales y respetando las características propias de cada grupo activarán un proceso de formación que sostenga y promueva, en cada miembro, el desarrollo de la identidad orionista como conocimiento, actitudes y cualidades de trabajo.

15. Tareas de las coordinadoras.
Las coordinadoras tienen la tarea de:
COORDINADORA LOCAL Y/O ZONAL
1. desarrollar y conservar la propia identidad espiritual y apostólica mediante encuentros de formación, jornadas de espiritualidad, retiros y peregrinaciones,
2. favorecer la participación en algunos momentos de oración con la comunidad rligiosa.
COORDINADORA PROVINCIAL Y/O INTERPROVINCIAL
1. crea tradiciones formativas para profundizar en líneas programáticas comunes,
2. cuida la formación de formadores. A tal fin, constituirá un centro de estudios y un equipo mixto de consagrados y laicos, que promueva subsidios y propuestas formativas,
3. organiza anualmente ejercicios espirituales de la familia orionista.
COORDINADORA GENERAL
Elabora, en colaboración con los consejeros generales encargados de los FDP, PSMC e ISO un proyecto formativo y apostólico trienal y un subsidio anual adaptable en cada una de las naciones con una adecuada programación y planificación.

 

MISION


16. Testimonio y misión.
El objetivo de nuestro testimonio y misión, como enseñaba Don Orione, es "instaurare omnia in Christo; es decir, iluminar y santificar las almas en el conocimiento y en la caridad de Dios, y restaurar progresivamente todas las instituciones y todas las cosas pertenecientes a la sociead externa de los hombres". (23)
Realizamos nuestra vocación al "buscar el Reino de Dios usando las cosas temporales y ordenándolas según Dios" (24)
Esto se manifiesta en las opciones de formación personal y de grupo, en el compromiso y en el testimonio en la sociedad eclesial y civil.

17. Compromiso en la vida espiritual.
Estamos llamados a vivir nuestra vocación laical con el compromiso de participar en la triple dimensión de Cristo Sacerdote, Profeta y Rey. Queremos vivir ls situaciones del mundo contemporáneo: "Los fieles y más en concreto, los laicos, se encuentran en el frente más avanzado de la vida de la Iglesia, Por medio de ellos, la Iglesia es el principio vital de la sociedad humana. Por esto, ellos, y especialmente ellos, deben tener siempre la clara convicción de no sólo pertenecer a la Iglesia, sino de ser la Iglesia". (25)
Respondemos a la llamada a la santidad en nuestro estado de vida con la oración personal, la Palabra de Dios vivida, los sacramentos y el servicio de Cristo en los pobres. "Debemos ser santos, pero hacernos tales santos que nuestra santidad no sólo pertenezca al culto de los fieles ni esté sólo en la Iglesia, sino que trascienda y proyecte en la sociedad tal resplandor de luz, tanta vida de amor a Dios y a los hombres, que seamos más que los santos de la Iglesia, los santos del pueblo y del bienestar social". (26)

18. Compromiso en la vida civil.
Nos comprometemos a ser instrumentos de humanización y evangelización en la vida familiar y civil, por la participación activa en los movimientos populare, políticos y culturales para promover la dignidad de la persona humana y transformar la realidad social.

19. Compromiso en la vida eclesial.
Conscientes de que "la caridad unifica en Cristo y en la Iglesia", (27) nos comprometemos en ser constructores de unidad y de comunión en Cristo mediante las obras espirituales y corporales de la caridad. Aumentaremos el conocimiento y el amor a la Iglesia:
1. mediante el estudio y la divulgación de la doctrina y los documentos de la Iglesia;
2. con la participación activa en la vida y en los proyectos pastorales parroquiales, diocesanos y universales;
3. promoviendo el diálogo ecuménico e interreligioso;
4. siguiendo a Don Orione en la audacia apostólica de la caridad para hacer experimentar a todos la Providencia de Dios y la maternidad de la Iglesia.

20. Compromiso en la Pequeña Obra.
Como laicos del MLO pretendemos:
1. favorecer la comunicación y la comunión de todos los componentes laicos - asociados o no - entre ellos y en relación con toda la Pequeña Obra;
2. ofrecer con espíritu de gratuidad fraterna nuestra aportación de secularidad y de servicio específico en la formación y en los proyectos comunes, sobre todo participando en los secretariados y en las actividades formativas;
3. representar unitariamente a los laicos, como componentes de la Familia orionista en las relaciones internas y externas de la PODP;
4. cooperar a la unidad y vitalidad de la familia orionista, acompañar, animar, formar a los laicos que han conocido la Pequeña Obra, que se sienten atraídos por ella o que comparten el estilo de vida del Fundador sin que pertenezcan a alguna asociación o grupo particular;
5. preparar responsables que puedan dar continuidad a las actividades desarrolladas por los laicos, evitando así la acumulación de funciones;
6. acompañar, junto a los religiosos y las religiosas, a los laicos dependientes de nuestras obras, animándoles y formándoles desde el punto de vista profesional, humano y espiritual;
7. ser elemento de comunión para los laicos y laicas que forman parte de las comunidades parroquiales, de formación humana, asistencial, educativa y misionera, para los voluntarios de las distintas obras.

 

ORGANIZACION


21. Finalidad organizativa.
El movimiento tiene su elemento unificante en la adhesión a las ideas-fuerza de Don Orione. Para realizar la propia identidad y misión trabaja con una estructura organizativa flexible, dinámica y esencial que en sus distintos niveles, local, provincial y central, desarrolla funciones de coordinación, animación y formación.
A este objetivo favorece:
l. el sentido de pertenencia de cada miembro,
2. la comunión con la Iglesia y la obra de Don Orione con papel y misión laical,
3. la capacidad de trabajar en equipo dentro de una pastoral de conjunto,
4. la estabilidad y continuidad de los proyectos,
5. la participación de los laicos orionistas en la vida de la Iglesia, de la Obra y de la sociedad.

22. Coordinadora local y/o zonal.
La coordinadora a nivel local es el corazón del MLO.
Se compone de represenantes elegidos por los grupos locales, que eligen uno o más coordinadores locales y por uno o más asistentes religiosos.
Tiene la función de animación y comunicación entre las varias asociaciones y grupos laicales que participan y/o trabajan en torno a una obra específica, coordinándolos entre ellos y con otras realidades eclesiales y civiles.

23. Coordinadora provincial y/o interprovincial.
Se constituye por el equipo de coordinadores locales y/o zonales, por los asistentes espirituales y los Consejeros provinciales encargados que eligen uno o más Coordinadores provinciales y la secretaría operativa.
Tiene la función de programación, animación y evaluación del camino hecho, estableciendo criterios comunes para la formación al carisma, dando su propia aportación laical al proyecto de la Provincia religiosa, en diálogo con las diversas instancias civiles y eclesiásticas.

24. Coordinadora general.
Constituída por los Coordinadores provinciales y/o interprovinciales de las varias áreas linguísticas y/o continentales, también por sus delegados, y por los Consejeros generales, que eligen Presidente, Vicepresidente, Secrtario y Tesorero. Mantiene y custodia la unidad del Movimiento mismo.

25. Relación con FDP, PSMdC, ISO.
El MLO que tiene una estructura organizativa propia y autónoma en el ámbito de su ordenamiento, busca establecer entre los distintos componentes de la familia orionista relaciones de entendimiento absoluto y de confianza, haciendo más fácil y fructuosa la colaboración. A tal fin, se desea que en las casas donde estén en marcha proyectos que impliquen a los laicos, los cambios del personal religioso tengan en cuenta los mismos proyectos.

26. Relaciones con organismos eclesiales y civiles.
El MLO manifiesta los criterios de eclesialidad:
1. la primacía de la santidad y la caridad,
2. la profesión de fe en comunión con la Iglesia,
3. la presencia y la acción cristiana en el seno de la sociedad,
4. la comunión con el Papa y los Obispos.
Establece y mantiene relaciones con las entidades civiles y eclesiásticas, prestando atención y tomando parte activa en los problemas políticos y sociales de la propia realidad, trabajando en armonía con ellas, para la llegada del Reino de Dios, sin olvidar el aspecto ecuménico de la nueva evangelización.

27. Aspectos económicos.
Cada coordinadora, animada por una gran confianza en la Divina Providencia, buscará las adecuadas fuentes de financiación, para crear un fondo necesario para gastos de formación, para acciones de solidaridad y gastos de secretaría. Garantícese en cada nivel una administración transparente.

 

 

 

 

 

 

Notas


1. Escritos de Don Orione (citado Escritos) 61,153.

2. Cfr. Escritos 8, 209, 59, 21, 52, 9. AAVV Tras los pasos de Don Orione. Subsidio para la formación al Carisma. Dehoniane. Bologna 1977 (citado Tras los pasos) p. 143 y 233-235

3. Carta del Papa al MLO 1997 n.3. Laicos con Don Orione. Movimiento Laical Orionista, Roma 1998. p.5-7

4. Esritos 64, 106, 79, 300. Tras los pasos 238-239 y 250

5. Cfr. Tras los pasos. p. 81-86, 260. Laicos con Don Orione p. 45-50

6. Carta del Papa al MLO n.3

7. Cfr. Autógrafos de Don Orione en Tras los pasos, 295-298. Constituciones FDP art.5 Const. PSMC art.3 Regla de vida del ISO art. 1

8. Escritos, 8,209

9. Cartas I 408, II 17,351

10. Escritos 20,96 Cartas I249

11. Cartas I,250 cfr. Tras los pasos 253-254, 265-267

12. Cartas I,282 cfr. Tras los pasos 263-265

13. Escritos 62, 92

14. Juan Pablo II al Congreso Mundial del apostolado de los laicos, 26.11.2000

15. Christifideles laici, 59

16. Cartas II,56

17. En el Nombre de la Divina Providencia. Ed.Piemme, Casale M. 1995 (citado En el Nombre) p.141

18. En el Nombre 108. Escritos 61, 170; 46,116; 62,99.

19. Cartas I, 96-97; cfr. Tras los pasos p. 207-220

20. Escritos 52,10; 112,41.

21. Tras los pasos, 136.

22. Escritos 103, 112.

23. Cartas 1, 14

24. Lumen Gentium 31

25. Expresión de Pío XII recogida en Christifideles laici n.9

26. En el nombre 142

27. Cfr. Escritos 61, 153

Lascia un commento
Code Image - Please contact webmaster if you have problems seeing this image code  Refresh Ricarica immagine

Salva il commento