Questo sito utilizza cookie per le proprie funzionalità e per mostrare servizi in linea con le tue preferenze. Continuando a navigare si considera accettato il loro utilizzo. Per non vedere più questo messaggio clicca sulla X.
Messaggi don Orione
thumb

Las afinidades entre Rosmini y Don Orione en el camino de la caridad y sanctitad cristiana.

Fernando Héctor Fornerod, La Ley del amor, Editorial SB, Buenos Aires, 2012, p. 496.

El influjo de la espiritualidad rosminiana en Don Luis Orione, por muchos años, fue un argumento del cual pràcticamente no se habló. Las causas de tal actitud, tuvieron que ver con la condena del Santo Oficio en 1887 de cuarenta proposiciones del sacerdote de Rovereto.

En los estudiosos y biógrafos de Luis Orione, esto causó el silencio de la admiración y del respeto que él tuvo siempre de Antonio Rosmini Serbati: "iRosmlni! el mas grande filòsofo del siglo, sacerdote de vida intachable, inmaculada, santa; ese filósofo que mis profesores - cuando hice la filosofìa - echaban de la escuela, y que ahora hace milagros; y que un Cardenal promotor de tantas causas de beatificación y canonización, dijo que son milagros tan grandes que serian suficientes para canonizarlo".

Esta es una de las caracteristicas de la afinidad entre ambos fundadores: Luis Orione intuyó que la espiritualidad rosminiana era un camino seguro de santidad y que podia servirse de sus notas esenciales, para expresar de un modo original otro camino de santidad.

De entre los numerosos elementos que constituyen està aproximación, el presente estudio ofrece, la reconstrucción del contexto histórico en el que se generaron los principales textos canónicos orioninos. Con ellos, Don Orione tradujo la novedad de la nueva fundación: la "Pequena Obra de la Divina Providencia".
El esfuerzo por expresar su experiencia carismática en normas canónicas, fue trabajoso y lento. A pesar de ello, él nunca pudo ofrecer a su congregación un texto constitucional completo; pero les dejó su vida: "Uds. no conocen mis reglas, pero conocen mi vida y el fin por el que trabajo: nada para mi, todo para Dios y para la Santa Iglesia Romana; y cualquier sacrificio para santitìcarme, salvar y consolar las almas de mis hermanos. Un corazón sin fronteras, porque dilatado por el amor de Jesus Crucificado: Yo no soy nada: Jesus es todo y la voluntad de los Superìores".

Lascia un commento
Code Image - Please contact webmaster if you have problems seeing this image code  Refresh Ricarica immagine

Salva il commento